Enterradme bajo el Cuadrado Negro

Kazimir Severínovich Malévich, (Kiev, 1878-San Petersburgo, 1935) dejó especificadas sus últimas voluntades, entre las que se incluían su destino final: ser enterrado en su dacha de veraneo, al pie de su roble favorito. Hacia allí partió su ataúd en 1935, desde la estación de Moscú, tras una procesión por las calles de San Petersburgo. Tanto en el féretro como en la parte frontal del vehículo que lo transportó figuraba su famoso cuadrado negro. Las cenizas fueron depositadas en el lugar marcado  con una escultura de Nikolái Suetin, amigo y discípulo del artista.

Durante la Segunda Guerra Mundial la tumba desapareció y su pista se perdió hasta que en 1988 los vecinos de una urbanización cercana al emplazamiento original decidieron construir su propio homenaje a Malévich en recuerdo de su vieja tumba que se encontraba a escasos metros.

76d9bea694d83c37c8bfd0332538962c

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s